Esta modalidad de marketing online se parece a la que acabamos de ver pero con un importante matiz. Para empezar tiene dos grandes protagonistas: el anunciante y el afiliado. La relación entre ambos consiste en lo siguiente: una empresa (anunciante) se anuncia en la web de otra (afiliado) a cambio de una comisión por cada una de las ventas conseguidas a través de ese sitio. De forma que el Marketing de Afiliación sólo aporta beneficios si los usuarios hacen click en el anuncio y efectúan una compra.

En este sentido, lo más conveniente para conectar con tus usuarios es que apeles al storytelling. Transmite emociones, muestra el lado más humano de tu empresa y genera confianza. También, dependiendo de tu target y las características de tu marca, puedes crear vídeos divertidos que rompan la estructura tradicional y transmitan un perfil más descontracturado de tu empresa. ¡El objetivo es generar empatía y cercanía con tus clientes!


Algunos expertos en publicidad afirman que toda estrategia de marketing empieza dentro de la propia marca o empresa. Es decir, si quieres que el público hable bien de tus productos o servicios debes, en primer lugar, convencer y conquistar a tus propios empleados. Esto es Endomarketing. Para lograrlo es importante tener a tu plantilla contenta, motivada, implicada, incentivada y así conseguir aumentar la productividad y mejorar el negocio. Todo está relacionado. Es como la pescadilla que se muerde la cola. Empleados felices, mejores productos y clientes más satisfechos.
Asimismo, generamos confianza. A través de nuestros vídeos los usuarios nos perciben cercanos y accesibles. Les damos las claves sobre cómo usar nuestros productos y servicios, resolvemos sus dudas, nos humanizamos a sus ojos, les informamos, les divertimos o les enternecemos. Con ello estimulamos a los consumidores a interactuar con nosotros y logramos engagement, ese fuerte vínculo que nos convertirá en referentes. Y todo ello mientras mejoramos nuestro posicionamiento SEO y nos colocamos en lo más alto del buscador.
No quiero decir que hacer un vídeo sea equivalente a ser viral, pero las posibilidades que se viralice se multiplican con respecto a otros medios. Seguro que más de una vez has visto en tu muro de Facebook algún de estos vídeos que se han convertido en viral, y muchos de ellos han sido grabados desde un teléfono móvil. Las posibilidades son enormes, hay que aprovecharlas. 
Los dispositivos móviles también están experimentando un gran desarrollo en lo referente a los soportes en los que se pueden ver los vídeos. Cada vez más, los consu­midores acceden a los vídeos a través de sus teléfonos móviles en lugar de acceder a través de ordenadores fijos o portátiles, y esa es una razón importante por la cual las empresas deberían optimizar sus vídeos haciéndolos más cortos y más precisos en lo referente al mensaje que se comunica.
Los estándares de la producción comercial de vídeos se han ido desarrollando durante el transcurso de la digitalización. Hoy en día se pueden realizar fotografías aéreas o bajo el agua de manera profesional con un hardware tan económico como las cámaras GoPro y sin necesidad de contar con un equipo especializado o con un presupuesto elevado. Si no tienes la oportunidad o el tiempo de hacerlo tú mismo, siempre puedes comprar el material que ofrecen bases de datos como Shutterstock. La ventaja de dicho material es la alta calidad de las grabaciones, la cobertura legal y su usabilidad universal. Además, los medios necesarios se pueden emplear varias veces una vez adquiridos.
Por otro lado, si te animas, puedes comenzar a incursionar en el streaming. Transmitir contenido en tiempo real es una buena alternativa para lograr más cercanía con tu público. Actualmente, plataformas como Instagram o Facebook permiten transmitir vídeos en vivo de manera sencilla y lo mejor es que se les envía automáticamente una notificación a tus seguidores avisándoles de que has iniciado la transmisión. ¡Todos los ojos estarán posados sobre tu marca!

Son las pausas publicitarias que se hacen en medio de la programación. Si el usuario está realmente interesado en el contenido que está viendo no le queda más remedio que “tragarse” los anuncios que le muestran. Pero si el consumidor no está del todo convencido o no está dispuesto a ver la publicidad que le imponen, renuncia a ambas cosas: al anuncio y al contenido. De modo que es una fórmula arriesgada para ambas partes y no siempre consigue los resultados perseguidos.
[/fusion_builder_column][fusion_builder_column type=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”no” center_content=”no” min_height=”none”][fusion_youtube id=”1c3QkhV5vX0″ width=”1200″ height=”700″ autoplay=”no” api_params=”&rel=0″ class=””/]
Aunque la popularidad del video marketing aumenta constantemente, no se deben perder de vista algunos requisitos básicos para tener éxito con los vídeos elaborados. Hoy en día ya no basta con ofrecer material cinematográfico bien producido o con presentar una idea original con un presupuesto reducido. El éxito del marketing con vídeos se logra con la promoción, y esta ha de ser lo más sencilla posible.
Años atrás comprábamos los producto un poco a ciegas, solo una imagen y confianza en el mensaje del anunciante. Luego empezamos a comparar precios y calidades. Más tarde incorporamos las opiniones de usuarios que ya probaron el producto. Ahora el vídeo se ha convertido en un elemento central en la toma de decisiones y en la acción de compra. Ha reemplazado muchas acciones previas a la compra e incluso puede resultar suficiente para convencer al usuario por sí solo. Ver cómo funciona el producto lleva una impronta difícil de reemplazar. Esto es confianza, no tienes nada que ocultar.

En este universo caótico en el que al usuario le llegan miles de mensajes desde las más remotas vías, el vídeo marketing ha aparecido para facilitarnos la vida y ayudarnos a comunicar más y mejor. Contar con un canal de Youtube u otra plataforma se ha convertido en una herramienta eficaz que nos permite contar quiénes somos y llegar a un mayor número de usuarios.
×