El primer correo electrónico de marketing, enviado en 1978, generó ventas por valor de 13 millones de dólares y dio vida a uno de los canales de marketing más utilizados, incluso hasta el día de hoy. Debido a sus cuatro décadas de historia, el correo electrónico no es tan llamativo como otros canales más recientes, como los servicios de mensajería o las redes sociales, pero sigue siendo una manera muy efectiva de tener una audiencia comprometida que genere buenos resultados.
Y es que, a pesar de que hay quien considera que el marketing a través del correo electrónico ha muerto, continúa siendo un canal prioritario para llegar a los potenciales clientes. ¿El motivo? Es uno de los principales canales de comunicación en la empresa y, aunque hay infinidad de propuestas y precios adaptadas a todo tipo de necesidades, constituye una herramienta eficaz a un coste asequible.
Doppler. Programa que facilita la confección de campañas en sólo cuatro pasos: creación de listas de suscriptores, envío de e-mails, medición de resultados y optimización. Es posible personalizar los mensajes y ofertas en función del target. Posee editor de texto WYSiWYG y de templates Drag & Drop. Igualmente, goza de integración con Google Analytics
Debido al bombardeo de publicidad por email que se hacía antaño, se han establecido directrices legales para que no sea un método tan agobiante e intrusivo. La Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSICE) se ocupa de conseguir que internet sea un lugar más respetuoso y confiable. Si los emails de empresas no cumplen los aspectos legales correspondientes, harán frente a sanciones que pueden llegar a ser de gran cuantía.
Como toda campaña que se precie, ésta también va a tener que estar marcada por unos objetivos que la guiarán. Las comunicaciones a través de email marketing van a ser distintas según lo que se establezca, puede que sólo te interese aumentar tu tráfico web o cerrar ventas. No tiene que haber un solo objetivo. Recuerda lo visto en el vocabulario de email marketing previo, una base de datos puede dividirse en distintas listas de correo según los objetivos definidos para cada una.

¿Sabías que existen organizaciones dedicadas a combatir el spam? Menos mal, ¿verdad? Configuran una cosita que llaman un "honeypot", una dirección de email que se siembra, cuando se cosecha y se le envían emails, identifica al remitente como generador de spam. De manera similar, se puede crear algo llamado "trampas de spam" para identificar actividad tipo spam; se activan cuando una dirección de email produce rebotes por error porque esa dirección es antigua o ya no es válida, pero sigue recibiendo tráfico constantemente. Sospechoso, ¿no? Como consecuencia, la dirección de email se convierte en una trampa de spam que en vez de enviar la notificación de rebote por error, acepta el mensaje y reporta al remitente como generador de spam.
¿Sabías que existen organizaciones dedicadas a combatir el spam? Menos mal, ¿verdad? Configuran una cosita que llaman un "honeypot", una dirección de email que se siembra, cuando se cosecha y se le envían emails, identifica al remitente como generador de spam. De manera similar, se puede crear algo llamado "trampas de spam" para identificar actividad tipo spam; se activan cuando una dirección de email produce rebotes por error porque esa dirección es antigua o ya no es válida, pero sigue recibiendo tráfico constantemente. Sospechoso, ¿no? Como consecuencia, la dirección de email se convierte en una trampa de spam que en vez de enviar la notificación de rebote por error, acepta el mensaje y reporta al remitente como generador de spam.
El efecto negativo más concreta toma forma de sanción pecuniaria: las personas que reciben correo no deseado pueden presentar denuncias, quejas o recursos al Garante, ejerciendo todos los derechos previstos en el Código de privacidad, incluida la solicitud de sanciones contra quienes envían mensajes no deseados, que en los casos más graves pueden llegar hasta los 500.000 euros.
Es posible generar códigos de descuento únicos para cada persona en tu lista de correos, pero en mi experiencia, esto se puede volver un problema que a veces no vale la pena. Me gustaría recomendar la estrategia de generar un único código de descuento que se pueda utilizar un número infinito de veces, asegurándote de que sólo está disponible por un determinado período de tiempo. Si haces esto, asegúrate de mencionar en tu correo que el código de descuento vence en una fecha determinada.
Siempre hago una pausa y me río cuando veo una CTA con una pequeña frase: "No, gracias, no quiero perder peso". debajo de un prominente enlace "Sí, ¡inscríbalo!". Me recuerda que hay una persona detrás del botón y, si bien debe ser una broma, también me incentiva a dudar antes de hacer clic en "no, gracias". ¡Es fácil hacer clic en "no" cuando el CTA es "registrarse para recibir más correos electrónicos", pero es un poco más difícil decir no a perder peso o enriquecerse.
Hay muchas razones por las que un suscriptor no suele comprar en la primera campaña. Quizás porque aún no está convencido, porque no la ha abierto, porque está ocupado, ... En cada una de ellas, puede que necesite un empujón para tomar una decisión, y con suerte, todos aquellos que no tomaron la decisión de comprar ayer y hoy se arrepientan, decidan dar el paso.

¿Cómo solucionarlo? Empieza por conocer a tu audiencia para poder establecer segmentos. Edad, ciudad en la que viven, estado civil, intereses... usa los parámetros más relevantes para tu marca y divide a tu audiencia de email marketing en grupos. Crear contenido personalizado para cada grupo lleva más tiempo que enviar emails masivos, pero es una inversión que merece la pena.


4.   Haga que los nuevos suscriptores se sientan bienvenidos. Con las herramientas disponibles en su proveedor de servicios de correo electrónico, configure un correo electrónico que se active inmediatamente cuando entre un nuevo suscriptor. Considere una serie de 3-4 correos electrónicos. El primero debe incluir el acceso al obsequio que esperaban recibir. Algunas páginas de aceptación se dirigirán inmediatamente a una página de "agradecimiento" donde pueden acceder al regalo de promoción. ¡Pero configure un correo electrónico de bienvenida de todos modos, solo para asegurarse de que hayan recibido su regalo! Dele a su nuevo suscriptor una breve introducción sobre usted y su marca si ya lo ha establecido. Por último, bríndeles una explicación rápida de lo que pueden esperar de usted.
Si no tienes más remedio que mantener varias listas independientes, puedes repetir este proceso cada vez que crees una. Ten en cuenta que las listas son independientes unas de otras, por lo que cada lista guardar sus propios datos de contacto de manera aislada. Los contactos que aparezcan en varias listas se contabilizarán también varias veces en el cómputo total de suscriptores, lo cual podría incrementar tu plan mensual.
Un mensaje de correo electrónico de optar por no recibir suele ser (pero no siempre) una molestia. Un ejemplo de mensajes de optar por no recibir posiblemente legítimo es un mensaje no solicitado sobre un evento próximo que es relevante para los asistentes a un seminario anterior que usted organizó. Hay muchas posibilidades de que estén interesados. No obstante, existe un modo mejor.
Publica un formato para que tus clientes se registren para obtener el contenido que les estás ofreciendo en la página principal de tu sitio web o en tu blog. El resultado (para el visitante por darte su correo electrónico) será recibir acceso a una descarga de contenido gratis, y como beneficio extra, podrá obtener consejos y otro tipo de contenido a través de su correo electrónico.
Las herramientas email marketing te permiten, entre otras cosas, saber quiénes han leídos tus newsletters y quiénes han hecho clic en los enlaces que hayas añadido. Te brindan la posibilidad de observar las interacciones de los destinatarios, de esta forma es posible medir el impacto de tu campaña, ver si realmente ha sido efectiva y corregir los fallos sobre la marcha.
No agobies a tus suscriptores. Si alguien se ha interesado en ti y se ha suscrito a tus newsletters, es porque quiere saber de ti, pero con medida. Es importante establecer una periodicidad que le permita al destinatario echarte un poco de menos o tan solo digerir bien el contenido de tu newsletter anterior. ¿No te ha pasado que cuando recibes múltiples correos de un mismo emisor te hartas y pasas de ellos? Lo mismo ocurre con tus destinatarios.
Siempre hago una pausa y me río cuando veo una CTA con una pequeña frase: "No, gracias, no quiero perder peso". debajo de un prominente enlace "Sí, ¡inscríbalo!". Me recuerda que hay una persona detrás del botón y, si bien debe ser una broma, también me incentiva a dudar antes de hacer clic en "no, gracias". ¡Es fácil hacer clic en "no" cuando el CTA es "registrarse para recibir más correos electrónicos", pero es un poco más difícil decir no a perder peso o enriquecerse.
Al decidir la frecuencia del envío de tus correos electrónicos, considera las siguientes preguntas. ¿Cuántos boletines promocionales sería ideal enviar a tus clientes por mes? ¿Vas a enviar información sobre nuevas colecciones o solamente anuncios sobre ventas? ¿Qué otros tipos de emails tendría sentido enviar a tus clientes? ¿Deseas hacer un solo correo electrónico de bienvenida o una serie de ellos? ¿Qué hay de los correos electrónicos de recuperación y reactivación del carrito de compra? Planifica toda la cadena de comunicación por correo electrónico con un cliente determinado y recuerda explorar todas las herramientas del marketing por email que ofrece tu proveedor de servicios para así configurar la frecuencia con la que un cliente recibe tus correos electrónicos.
Acumbamail: Se caracteriza por la integración del servidor de correo en aplicaciones del cliente, así como por realizar más de 2.000 envíos a hasta 2.000 suscriptores de forma gratuita. Esta plataforma de email marketing cuenta con un asistente automático para el envío y la creación de campañas informativas. Así mismo, nos permitirá gestionar las notificaciones con los usuarios y los clientes sin llegar a saturar los servidores de correo.
×