Ahora que hemos cubierto algunos puntos importantes para diseñar una buena campaña de correo electrónico, hemos llegado al punto en esta guía de email marketing en el que es hora de hablar sobre los elementos visuales. Aunque muchos afirman que prefieren los correos electrónicos con elementos visuales sofisticados, a menudo se observa que los correos electrónicos sin ellos obtienen mejores resultados de conversión. Si bien no sugerimos ignorar por completo este elemento al construir tu estrategia de marketing por correo electrónico, ni obsesionarse con la estética, lo mejor es encontrar un equilibrio entre los dos extremos. Asegúrate de que tus botones de llamada a la acción estén basados en texto para que alguien que no pueda ver las imágenes sí pueda entender el correo electrónico y, por supuesto, es más importante darle prioridad a la facilidad de lectura y a la movilidad. Aquí hay algunas pautas técnicas más a tener en cuenta cuando estés diseñando la apariencia de tus correos electrónicos:


Todos los años, las tasas de interacción caen un poco más, por lo que es más difícil llegar a la bandeja de entrada de los usuarios. Esto no significa que el email marketing está perdiendo eficacia, sino que únicamente se está volviendo más competitivo. Existe una creciente separación entre los profesionales del email marketing que saben lo que hacen y los que no, de modo que esfuérzate por probar distintas estrategias y por mantener el interés de tus suscriptores.
A medida que vayamos consiguiendo suscriptores iremos creando nuestra base de datos. Nunca compres bases de datos, otorga muy mala imagen al negocio. Construye una base de datos de calidad y mantenla siempre limpia y actualizada, para que tus campañas lleguen a aquellos que les interesan. Herramientas como Mailify se encargan de hacerlo ya que eliminan los correos repetidos, los que no existen o ya no están activos y aquellos que se han dado de baja. Ten en cuenta que no todas las newsletters irán dirigidas a la totalidad de los usuarios. Con Mailify podrás segmentar tus contactos en listas (ya sea por edades, ubicación, interés al suscribirse…) y así enviarles campañas lo más acuradas posible.
Para garantizar una tasa de clics por encima de la media, es importante incluir enlaces externos a través de Calls-to-Action, de modo que el usuario se interese en acceder al contenido. Accede a la sección que explica cómo hacer una campaña de email en este mismo artículo, para conferir buenas prácticas y sugerencias de calls to action que generan resultados.
5.   Mantenga interesados a los  miembros de su lista de correo electrónico. Su lista de correo electrónico es algo vivo. Tienes que nutrirlo. Los suscriptores van y vienen, cambian sus direcciones de correo electrónico y cambian sus intereses. Las estadísticas muestran que es probable que pierda al menos el 22% de su base de datos cada año. Si no le das a tus suscriptores una buena razón para seguir participando, se darán de baja. Comience a proporcionar valor de inmediato. En sus correos electrónicos de bienvenida, usted explicó lo que pueden esperar. ¡Así que, dáselas!
En cambio, estoy hablando de pop-up temporizado anuncios, o reorientación in situ. Después de que un usuario pasa una cierta cantidad de tiempo en su página, puede recibir una ventana emergente relevante para el contenido de esa página o su comportamiento. Los ejemplos incluyen ventanas emergentes de salida, que aparecen cuando un usuario intenta abandonar la página, o ventanas emergentes, que aparecen después de que el usuario se desplaza un cierto porcentaje hacia abajo de la página.
Sin entrar en las cuestiones puramente legales – para las que te remitimos a la sección Privacidad de nuestro blog – queremos arrojar luz sobre esta cuestión fundamental del marketing por email, poniendo en la balanza las desventajas que el uso de listas compradas trae consigo, para seguidamente ofrecerte soluciones y técnicas que te permitan construir una base de datos de una manera sana y eficaz.
Las tácticas de replenishment consisten en anticiparse al momento en que nuestro cliente necesitará de nuevo nuestro producto. Conociendo cuál es el ciclo de vida del producto y el volumen y fecha en que un cliente particular hizo un pedido, podemos estimar cuando podrá volver a necesitar hacer otro pedido y, por tanto, hacer una compra. Si nos anticipamos vía email y le recordamos que puede hacer un nuevo pedido, ofreciéndole incluso un beneficio específico (descuento, obsequio), estaremos reduciendo las posibilidades de que llegado el momento se dirija a la competencia.
Un detalle interesante sobre esto es que una vez que se ha creado uno o varios grupos, estos también se pueden aprovechar en los terminales móviles que tienen sistema operativo Android siempre que la cuenta de Gmail que se utiliza en estos es la misma que la usada para crear los grupos. Por lo tanto, el proceso es muy útil ya que es posible sacarle partido por dos vías diferentes.
Dispones de muy poco tiempo para convencer a tu destinatario de que lleve a cabo la acción que buscas, así que aprovéchalo. Redacta emails cortos, con pocos párrafos breves y el espacio en blanco necesario. Y recuerda que muchas veces se van a leer en diagonal, así que destaca los aspectos más importantes de tu oferta en negrita y repítelos al principio y al final.
×