Yo mismo cometí este error al comenzar mi página de Instagram con Emprende Academy. Al principio tenía muchos seguidores, pero rápidamente me di cuenta que estaba invirtiendo tiempo y recursos en algo que no era mío: esa cuenta le pertenece realmente a Instagram y Facebook y el día que ellos decidan cancelar tu cuenta o penalizarla, te quedas sin negocio.
Cuando un cliente hace clic en el enlace en el sitio web del afiliado y compra el producto, lo recomienda a otras personas que buscan el mismo artículo o lo vuelven a comprar, el comerciante aumenta sus posibilidades de ganar. Por otro lado, el vendedor afiliado se beneficia de cada cliente que hace clic en el enlace en su sitio web y que realmente compra el producto o hace uso del servicio proporcionado por el comerciante. Por lo general, el afiliado recibe comisión por venta, que puede ser un porcentaje o una cantidad fija.
Plataformas de afiliación. Hay ocasiones en las que existe esta figura y otras veces en las que no. Son intermediarios entre los anunciantes y los afiliados que ofrecen los programas de afiliación, la infraestructura y los software a través de los cuales se generan la comunicación, los sistemas de pagos de comisiones entre anunciantes y afiliados, etcétera.
La mayoría de los productos en línea tienen sus propios programas de afiliación internos. Todo lo que tienes que hacer es encontrar los productos más vendidos en tu nicho y aprovechar la oportunidad para comercializarlos. Por ejemplo, si llevas un blog sobre perros, puedes intentar encontrar un programa de afiliados relacionado con la comida para perros o el cuidado de perros.
×