Al elegir tu nicho directamente estás eligiendo tu público objetivo. Es un paso fundamental saber a quién le escribes ya que determinará la manera en que les comunicas tus ideas. No es lo mismo dirigirse a unos amantes de la tecnología que a unas amas de casa. Si lo haces así te permitirá enfocar tu blog a las necesidades de tu público y podrás promocionar los productos que a ellos más les atraigan.

Por ejemplo, ¿recuerdas las herramientas de marketing llamadas “banner” que se utilizaban para impulsar las ventas a un ritmo astronómico hace unos años? Bueno, esos banners desarrollaron un término llamado “ceguera de la bandera”. Eso significa que la mayoría de los espectadores en línea no harán clic en los banners, incluso si pertenecen a lo que están buscando.


La mayoría de los productos en línea tienen sus propios programas de afiliación internos. Todo lo que tienes que hacer es encontrar los productos más vendidos en tu nicho y aprovechar la oportunidad para comercializarlos. Por ejemplo, si llevas un blog sobre perros, puedes intentar encontrar un programa de afiliados relacionado con la comida para perros o el cuidado de perros.
×