Lo bueno de todo esto, es que el cliente no tiene porque comprar en el mismo momento en el que pasa de tu web a la del vendedor. En la mayoría de casos, los vendedores te permiten recibir la comisión si ese cliente vuelve en un plazo de 30 dias, (los hay que mas dias y los hay que menos) y compra algo durante ese periodo. Esto se consigue de forma automática a través de los cookies.
Existen software que convierten al instante vínculos existentes de productos y mercantes  dentro de tu contenido en enlaces de afiliados, y también localizan y convierten referencias de productos naturales en enlaces donde los lectores pueden comprar artículos aplicables. Todo esto de manera automática, librándote de la tediosa tarea de navegar entre líneas en tu blog para añadir nuevos vínculos de forma manual. 

Una guía completísima y útil Frank. El asunto “publicidad frente a afiliación” es bastante interesante, sobre todo porque la publi convencional en Internet parece que ha tocado casi fondo. De hecho hasta el New York Times se interesa ahora por los enlaces de afiliados como via de diversificar ingresos y ha comprado una web que se dedica precisamente a eso, a revisar productos y obtener comisiones de Amazon, como modelo de negocio.
En cualquier caso, el marketing de afiliación es interesante siempre y cuando el comerciante disponga de una web optimizada para las ventas. Es decir, cuando su espacio virtual está preparado para traducir en ventas, registros, altas, etc. el tráfico que reciba. Para ello es importante que todo el material que el anunciante facilite a los afiliados esté actualizado, sea de calidad, se haya confeccionado de manera interesante y atractiva, etc.
×