2.- Cash back y sitios que reparten sus ingresos con los usuarios: En este caso, se dispone de una base de datos de usuarios registrados con los que se comparten las comisiones por las acciones conseguidas. Los usuarios realizan las compras a través de la plataforma de afiliación y reciben un porcentaje de vuelta. Existen tres tipos diferenciados en este formato de afiliación:
Sólo tienes que buscar entre las distintas categorías de productos para analizar cuáles son los de mayor demanda. La única diferencia es que ellos emplean un rango llamado gravedad, para indicar la cantidad de afiliados que han vendido ese producto en cierto rango de fechas. Así podrás determinar no solamente si es un artículo que se desplaza fácilmente, sino también la cantidad de competencia que tendrás de afiliados que ya están hablando del producto.
Está disponible en diferentes idiomas pero no el español. La utilizan más en Estados Unidos, Australia o en algunos países de Europa como Francia, Alemania o Reino Unido. Es una opción más, recomendable si te manejas bien en inglés para entender todo. La ventaja o desventaja, según se mire, puede estar en los precios o comisiones que estarán adaptadas a mercados extranjeros y no al español.

La mayoría de los productos en línea tienen sus propios programas de afiliación internos. Todo lo que tienes que hacer es encontrar los productos más vendidos en tu nicho y aprovechar la oportunidad para comercializarlos. Por ejemplo, si llevas un blog sobre perros, puedes intentar encontrar un programa de afiliados relacionado con la comida para perros o el cuidado de perros.
×